II Congreso del Camino Olvidado a Santiago

Salinas de Pisuerga acogió el II Congreso del Camino Olvidado a Santiago. Más de un centenar de congresistas reflexionaron sobre la “acogida tradicional jacobea” y  “la magia del Camino Olvidado”

Los GAL de Castilla y León del Camino Olvidado a Santiago, coordinados por ACD Montaña Palentina y en el marco de la convocatoria de proyectos para la dinamización demográfica en la Comunidad de Castilla y León con cargo al Fondo de Cohesión Territorial de la Junta de Castilla y León, organizaron los días 10 y 11 de noviembre el II Congreso del Camino Olvidado a Santiago. El evento tuvo lugar en la iglesia de San Pelayo, de Salinas de Pisuerga.

El acto de apertura del Congreso contó con Julián Aguilar Macho, alcalde de Salinas de Pisuerga, Manuel Maza de las Heras, presidente de ACD Montaña Palentina y alcalde de Santibáñez de la Peña, y Juan Antonio Obispo Herreros, en representación de la Diputación Provincial.

La jornada inaugural, conducida por el periodista A. Romero, tuvo como eje principal «la acogida tradicional jacobea” centrándose en la hospitalidad. En diversas mesas y ponencias se reflexionó en torno a la acogida tradicional jacobea, el alojamiento turístico-comercial, la realidad y demandas de los albergues y sus hospitaleros y hospitaleras, la realidad y demandas de otros establecimientos que dan alojamiento a quienes peregrinan, y la visión, expectativas y demandas de los peregrinos.

También se analizó la aportación que los caminos de peregrinación hacen al desarrollo de las comunidades rurales y un espacio de comunicación de novedades acaecidas en el Camino Olvidado a lo largo de los últimos doce meses.

La conferencia central estuvo a cargo del historiador José Manuel Rodríguez Montañés, miembro de la Fraternidad Internacional del Camino de Santiago, -entidad para la que redactó en 2020 el informe presentado al Ministerio de Cultura para la declaración de la Acogida Tradicional Jacobea como manifestación representativa del Patrimonio Cultural Inmaterial de España-, donde hizo un repaso histórico de la hospitalidad en los Caminos a Santiago y la acogida tradicional jacobea.

Tuvo lugar un panel de experiencias sobre “Hospitalidad Jacobea” en el que participaron hospitaleros y hospitaleras de diversos Albergues de Peregrinos. Posteriormente, se desarrolló una mesa redonda sobre “Hoteles y Casas Rurales, alojamientos peregrinos”, con la participación de titulares de establecimientos hoteleros en diversos Caminos a Santiago. La mañana finalizó con una serie de breves ponencias sobre las novedades realizadas en el Camino Olvidado en el último año. Expusieron sus aportaciones los Grupos de Acción Local de Castilla y León en el Camino Olvidado y la Asociación Leonesa. También se presentó el cuento recién publicado “Misión: recordar el Camino Olvidado” por parte de su autora Ana María Rodríguez.

Por la tarde se asistió a un panel de experiencias sobre “Peregrinación y Desarrollo Rural” en el que varios Grupos de Acción Local de Valladolid, Burgos, Asturias y Cáceres expusieron la afección en el desarrollo de la actividad peregrina. Tras un recital de armonio en la misma iglesia de San Pelayo por parte de Oscar Pascasio, finalizó la jornada con un panel de “Experiencias y Vivencias: la magia del Camino” en el que intervino un nutrido grupo de peregrinos y peregrinas analizando la acogida en los Caminos a Santiago.

Clausuraron el Congreso Manuel Maza y Manuel Merino, presidente y gerente de ECD Montaña Palentina. En la clausura se subrayó la necesidad de que el Camino Olvidado cuente a medio plazo con albergues de peregrinos fomentando la acogida tradicional jacobea. Igualmente, quedó patente que el Camino Olvidado es percibido por los peregrinos como un Camino auténtico y con magia, tanto por su trazado natural como por los pueblos que atraviesa.

El sábado 11 los congresistas realizaron un pequeño tramo del Camino Olvidado en la provincia de Palencia conociendo el románico existente: Monasterio de Santa María la Real, iglesia de Santa Juliana de Corvio, iglesia de San Juan Bautista de Matamorisca y eremitorio de San Vicente en Cervera de Pisuerga.

El Camino Olvidado se articula en 22 etapas que suman 488 kilómetros desde su inicio en Bilbao hasta su enlace con el Camino Francés en la localidad berciana de Villafranca del Bierzo. El tramo palentino del Camino se compone del final de la etapa 7, las etapas 8 y 9 completas, y el tramo inicial de las etapas 10A y 10B.

En su recorrido palentino, con un total de 97,6 kilómetros, pasa por 8 municipios utilizando caminos de 26 entidades locales. Discurre por 23 localidades palentinas: Nestar, Grijera, Aguilar de Campoo, Corvio, Matamorisca, Salinas de Pisuerga, Barcenilla de Pisuerga, Quintanaluengos, Ligüérzana, Vado Cervera de Pisuerga, Cantoral de la Peña, Cubillo de la Peña, Traspeña de la Peña, Villanueva de la Peña, Tarilonte de la Peña, Aviñante de la Peña, Santibáñez de la Peña, Las Heras de la Peña, Villanueva de Arriba, Muñeca, Guardo, San Pedro Cansoles y Velilla del Río Carrión.